18 años, un amplio abanico de posibilidades

Escrito por las patitas de Cucaracha en su guarida miércoles, julio 22, 2009




O al menos esa es la creencia popular. Ahora mismo no me siento muy distinta a hace una hora (cuando todavía era día 21, por si no se me entiende). Pero sí, aunque me cueste asimilarlo, soy mayor de edad. He dejado de ser una adolescente en las nubes; ahora soy una adulta en las nubes. Aunque, bueno, la niña interior no se pierde así como así, de un día para otro, y aún menos si continúo aferrándome a ella tan a menudo.

En fin, recuento; ahora ya puedo votar, conducir, comprar alcohol (aunque no es que yo beba mucho alcohol... en fin, obviaremos esa parte), me pueden meter en la cárcel, puedo escaparme de casa sin comederos de cabeza, puedo hacerme un tatuaje sin necesidad de un justificante... Me entran ganas de lanzarme a la vida salvaje. Apareceré dentro de un mes borracha, tirada en una cuneta de vetetuasaber qué carretera y con tatuajes hasta las orejas... Vale, eso no, pero un tatuaje pequeñito tampoco estaría mal.

Hablando un poco en serio, la mayoría de edad en sí no me supone realmente un cambio abismal. Sin embargo, sí lo es todo lo que conlleva. Este año comienzo la universidad. Parece mentira, hace poco era una chiquilla de 12 años con aparatos nuevos, y ahora voy a empezar una carrera. ¡He sobrevivido a selectividad! Sólo cuando la experimentas te das cuenta de verdad de que todo eso que decían de que no era para tanto no era un mito.
A partir de aquí, no hay forma de saber qué tal me irá. Es un poco como ir a la deriva, como un desamparo al salir de la seguridad del instituto. Pero esa incertidumbre me produce una gran emoción, expectación. ¿Me irá bien, me irá mal? ¿Conoceré a gente similar, a gente totalmente opuesta con la que congenie? Lo mejor de todo esto es que, sea lo que sea, será una experiencia nueva. Una experiencia más que anotar en mi agenda de experiencias. Sí, tengo una agenda de experiencias.

Me dejo llevar por el optimismo y esas ensoñaciones de "cómo sería mi vida si...", y también pienso que, tal vez, tener 18 años me abra un poco más las puertas del mundo literario. A lo mejor hoy tengo más posibilidades que ayer de cumplir ese sueño, el de ver mi obra publicada. Creo que de eso hablaré otro día; lo bueno de tener un blog personal es que puedes dedicar una entrada al completo a cualquier pequeño detalle de tu vida, por insignificante que parezca. Sí, definitivamente, me alegro de haber creado este sitio.

Estos 18 años, afortunadamente, han sido felices. Espero que, ahora que comienza mi "nueva vida", la suerte me sonría de ahora en adelante también. Y si no lo hace, ahí estaré yo para hacerle cosquillas.

4 Response to "18 años, un amplio abanico de posibilidades"

Mentalista furtivo Says:

Yo ahora tengo 19 años, y voy para 20 dentro de no mucho, pero recuerdo perfectamente mis 18 años... Y los recuerdo como el mejor año de mi vida. Desgraciadamente, yo no soy una persona de esas que duermen poco y aprovechan al máximo su tiempo, aunque me encantaría. Sin embargo a mis 18... Ingresé en la universidad, en la carrera que yo quería y en junio (nunca he sido buen estudiante u_u), me saqué el carné de conducir, tuve mi primer empleo (durante 9 meses, que no es poco hoy por hoy), hice un par de viajes por el país, hice mis primeros conciertos con mi banda... Fue un año muy productivo, con mucha faena, pero muy productivo. Te deseo algo parecido. Aunque llegar a los 20 ya no me hace tanta gracia!!

Y muchas gracias por lo del talento, eres la primera que me lo dice. A lo mejor cuelgo algún otro texto algún día. Un saludo =)

sisaa Says:

joer ya lo encontree!!! Ta mu chulo el blog. Besoss ah x cierto SIGUE ASII xD

puuu Says:

me voy a pasar mas a menudo por el blog... me a molao esta entrada ^.^
queee me encantas xD

Sergio Says:

a mi tambien me gusta esta entrada, jajaja
yo te descubrí por el foto de abrete libro, cuando comentaste Dos velas para el diablo :)
un beso!

Publicar un comentario

Recuérdalo; libertad de expresión, pero siempre con respeto ;)